16 enero 2012 ~ Ningún comentario

La I+D en España

Con las fiestas de Navidad y el cambio de Gobierno, en este final de año ha habido una noticia que ha pasado desapercibida, a pesar de su gravedad. A principios de diciembre de 2011 el INE publicó la encuesta de gasto en I+D en España durante el año 2010.  En la misma se refleja la inversión en I+D en el global de la economía española. Es decir, se recoge el gasto en I+D de las administraciones públicas, de los centros de enseñanza superior y de las empresas. Además, distingue el origen de los fondos destinados a I+D, según sean públicos o privados.

En el gráfico que sigue vemos cómo ha evolucionado el gasto en I+D en España desde al año 1992. En el año 2010 ha sido de 14.588 millones de euros, supone un aumento del 0,1% en relación al año 2009 y representa el 1,39% del PIB español.

La media de los 27 países de la Unión Europea en lo que se refiere al gasto en I+D es del 2%, lo que sitúa a España en decimoquinto lugar, por detrás de Portugal, República Checa y Estonia, y a años luz de los países escandinavos o Alemania, que son los líderes. El panorama está muy lejos del ansiado cambio de modelo productivo que se ha venido planteando como salida a la crisis. Si analizamos el origen de los fondos destinados a I+D, vemos que la administración pública financia la I+D del país con 6.800 millones de euros, las empresas con 6.200 millones, y la financiación público/privada (enseñanza superior, instituciones públicas sin fines de lucro e inversión extranjera) financia el resto por importe de 1.512,5 millones de euros hasta los 14.588 millones. De estas cifras, podemos ver cómo el gasto público en I+D tiene una magnitud considerable que destina en su mayoría a su propia actividad, 2.553 millones de euros y casi 3.000 millones de euros al I+D en la enseñanza superior. El resto, 1.300 millones de euros se destina a la subvención en I+D empresarial, que, vistos los datos, no han servido para nada.

La encuesta refleja la retirada del sector privado de la inversión en I+D. Las arcas públicas fueron las que aportaron ese 0,1% más de gasto, mientras que la aportación privada se redujo en un 0,8%, reduciéndose en un 16% el número de empresas que realizaron actividades de I+D. Además, se ha aumentado la brecha entre la aportación pública y la privada a la investigación, que estaban casi a la par en 1998 y que en 2010 han pasado a ser del 46,64% y del 42,99% respectivamente.

Estos datos son sencillamente desastrosos.

Si seguimos analizando el ranking de las empresas europeas que más invierten en I+D veremos que, en el caso de España,  la empresa que más ha invertido en  el año 2010 en I+D es el Banco de Santander, con una inversión de 1.338,5 millones de euros. En esta lista hay 17 empresas españolas, que representan el 47% de la inversión global española en I+D. El restante 53% se reparte entre las miles de empresas que existen en nuestro país.  Descorazonador.


Por un lado, tenemos un ingente gasto en I+D pública que no llega al mercado ni, en la mayor parte de las ocasiones, genera actividad económica, ni nuevos empleos, lo que lastrará su supervivencia. No se puede estar gastando indefinidamente sin crear retornos sostenibles. Nos hemos convertido en “mantenedores de puestos de trabajo y salarios”.  Por otro lado, tenemos la desidia de las empresas y su pasotismo inversor. La mayoría de las empresas, y diría que la mayor parte de las organizaciones que operan en el entorno de la I+D nacional, no tienen miras a largo plazo, sino a corto plazo. Tener poca inversión en I+D privada perjudica al productividad, la competitividad y el empleo.

Está por ver si el panorama empeorará en el año 2011, ya que, según la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce), los recortes superaron el 7%. Esta situación española perjudicada gravemente por la crisis económica, contrasta con la que se producen en otros países europeos. Países como Dinamarca, Alemania y Francia, cuya inversión ya estaba por encima de la media de los 27, han seguido incrementando su gasto en I+D en el año 2010. Si pensamos que sólo con recortes saldremos de esta crisis estamos muy, pero que muy, equivocados. Se avecinan tiempos duros….

Deja un comentario